Cómo empecé a tejer + sorteo We Are Knitters

martina-cardigan-lanas-weareknitters

Sorpresaaa!!

Para celebrar que ya somos más de 2000 seguidores en Instagram, nos hemos unido a we are knitters para regalaros el precioso kit Martina Cardigan. Estaréis pensando que menuda fecha para ponerse a tejer con lana, pero todo tiene un por qué. Seguid leyendo y lo sabréis :*

Además ¿quién en su sano juicio no quiere este kit? Cualquier persona que conozca esta marca de lanas está deseando hacerse con él, ¿verdad? 🙂

El kit contiene:

  • 6 ovillos de lana 100 gr lana fina
  • 2 agujas de madera n°8
  • Patrón del Martina Cardigan
  • Agujita lanera

Cuando me llegó el pedido y saqué los ovillos de lana, eran tan gorditos y gustosos que no podía dejar de imaginarme donuts 😀 así que Joako y yo nos pusimos a cocinaros este stop motion.

¿Vosotras recordáis cuándo aprendisteis a tejer? Yo aprendí en verano y esta es mi historia:

Fue un verano duro, un verano de transición, de cambios y de inestabilidad… El verano que pone fin a la etapa universitaria y del que nadie nos enseña a salir ilesos.

Los nervios por no encontrar trabajo de lo mío y la ansiedad que se iba acumulando con el pasar de los días, me hizo darme cuenta de que tenía que cambiar el chip cuanto antes y buscar una actividad que me ayudara a salir de ese bloqueo. Así que un día, a finales de agosto, me acerqué a mi madre y le pedí que me enseñara a tejer. Con una lana gris y una azul eléctrico empezó mi historia “tejeril”.

Primero aprendí a montar y desmontar puntos, luego a hacer puntos del derecho y puntos del revés, a jugar con su composición haciendo cuadraditos, a cambiar la hebra… así hasta que cayó la noche.

Durante un par de meses tejer me sirvió para desconectar, para relajarme y para pensar. Mientras seguía tejiendo, empezó a gestarse en mi inconsciente la idea de emprender un proyecto creativo.

Me pasaba las horas buscando tutoriales para aprender técnicas nuevas y entonces ocurrió… me topé con we are knitters! Guauuuuu menudas lanas, qué colores, qué patrones!!! Me enamoré de sus productos enseguida. Daba la casualidad de que en un par de semanas impartirían un taller durante la semana de la lana y allí que me fui para hacerme unos mitones con su lana gordita, ¡un gustazo!

Dirección artística Donuts de lana · Set Design Wool Doughnuts · Fábrica de Imaginación

Unos meses más tarde, gracias a esas largas horas tejiendo y reflexionando nació Fábrica de Imaginación <3 Por eso las agujas y la lana son tan importantes para mí y aunque el verano no sea la época más adecuada para tejer con lana, fue cuando yo aprendí y cuando mi vida cambió. Por eso me gustaría ayudaros a que tejierais vuestros propios sueños con este precioso kit y que reflexionarais mientras lo tejéis.

¿Cómo participar el el sorteo we are knitters?

EDITADO: Sorteo cerrado. La Ganadora ha sido Isa Segovia. Felicidades!!!! Gracias a todas las participantes por vuestras preciosas historias <3

  • Contadme vuestra historia ¿cómo empezasteis a tejer? (Podéis hacerlo en los comentarios del blog o en esta imagen de Istagram)
  • Rellenad este formulario (Sorteo CERRADO. Anunciaremos el ganador el lunes 20)
  • Opcional: compartir la imagen del sorteo en redes sociales (os lo agradeceré enormemente).
*Sorteo vigente hasta el viernes 17 de junio a las 12 de la noche. Sólo válido en España.

Dirección artística Donuts de lana · Set Design Wool Doughnuts · Fábrica de Imaginación

K.

*Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de we are knitters.

27 Comments
  • Natalia

    7 junio, 2016 at 07:40 Responder

    Hola Coral: Yo la verdad es que lo he intentado varias veces, junto con el crochet…………pero nada no hay manera ;-(………….debo de tener dos manos izquierdas ;-D
    Quizás si me tocara el kit y como dicen que es tan sencillo, consiguiera lograrlo 😉

    Saludos. Natalia

  • Tamara sánchez torralba

    7 junio, 2016 at 07:57 Responder

    Empecé a tejer hace ya 7 años de pura casualidad! Veía a mi abuela siempre tejiendo desde pequeña y se empeñaba en enseñarme ante mí insistente negativa! Quien me iba a decir que cuando creciese querría aprender al ver en las redes las cosas tan bonitas que se hacían! Y ahora, lo mejor de todo, es que he hecho de esto, mi profesión!
    Mil gracias por el sorteo, We are Knitters son geniales!
    Un beso!

  • Hampton SC

    7 junio, 2016 at 08:33 Responder

    Una linda historia con final feliz porque gracias a ella estás aquí compartiendo imaginación, inspiración, creatividad y buen hacer, con esas fotografías y esos montajes que son geniales.
    Yo aprendí a tejer de pequeña, con mi madre de maestra y María Dolores Pradera sonando en el casette 😉
    Da gusto visitarte!

  • Leticia Berzal

    7 junio, 2016 at 09:18 Responder

    Pues yo aprendí a tejer a la vez que a leer, mis abuelas me enseñaron una a tejer a dos agujas y la otra ganchillo. Desde muy pequeña me ha gustado crear cosas con mis propias manos, pero en la adolescencia lo dejé un poco aparcado por eso de estudiar y no ha sido hasta hace unos 10 años que retomé este fantástico hábito. Tejer es lo mejor del día, sentarme en el sofá y con un ovillo y unas agujas crear y crear me llena mucho, muchísimo. Una buena terapia, si señoras!!!

  • celia dubal

    7 junio, 2016 at 14:42 Responder

    ¡¡Qué gran sorteo!! Y tu historia, ¡es muy parecida a la mía! Yo aprendí a tejer hará unos cuatro años también al pasar por una etapa bastante difícil personalmente y muy tensa para mí. Le dije a mi madre que me enseñara a tejer a dos agujas y eso me ayudaba bastante a calmar la ansiedad, a centrarme en algo concreto… esa etapa quedó ya atrás pero la verdad es que me encanta tejer, a pesar de que sigo siendo una novata y recurro a mi madre cada dos por tres… Y hoy mismo le he pedido que me enseñara a hacer ganchillo. Hace un par de horas que he hecho mi primera cadeneta y creo que también me voy a aficionar al crochet. En fin, que me encanta We are knitters y el Martina Cardigan, como tú bien dices, lo tenía más que fichado. Gracias por la iniciativa.

  • La Bici Azul

    8 junio, 2016 at 10:17 Responder

    Un sábado por la noche estaba con mi madre viendo su película preferida "Memorias de África" y le pedí que me enseñara a tejer. Me mostró cómo se hacía el punto del derecho y del revés y seguí practicando durante un mes. La falta de tiempo y el no tener a mi madre en casa para consultarle dudas a diario me fue alejando de esta afición tan bonita. Si gano este sorteo prometo volver a coger las agujas 🙂

  • Bárbara Murillo

    8 junio, 2016 at 10:32 Responder

    Hola!
    Pues yo aprendí a tejer hace ya dos veranos. Quería un peluche de Desdentao de Cómo entrenar a tu dragón y mi madre me enseñó a hacer ganchillo. Luego quise una bufanda de Gryffindor y me enseñó a tejer con dos agujas. A cambio yo le he enseñado a usar pinterest y ahora no paramos de pasarnos patrones. Estoy deseando terminar los exámenes para irme a casa a tejer con ella, si tenemos suerte, el kit, que es precioso.
    Un abrazo!

  • Celia Dubal

    8 junio, 2016 at 15:02 Responder

    A ver si hoy tengo suerte porque ayer publiqué un comentario (o eso pensaba) y no está… Bueno, pues como comentaba ayer, yo aprendí a tejer un poco por la misma razón que cuentas en el post. Hace cuatro años, en medio de una crisis personal que me alteró muchísimo, le pedí a mi madre que me enseñara a tejer y haciendo y deshaciendo puntos me di cuenta que me ayudaba mucho a canalizar la ansiedad y a concentrarme. Esa etapa ya pasó pero sigo tejiendo siempre que puedo y consultando dudas cada dos por tres a mi madre. Ayer, precisamente, le pedí que me enseñara a hacer ganchillo y conseguí hacer mi primera cadeneta!! Así que sigo adelante con esto de las agujas XD Me encantaría conseguir el kit, me parece un sorteo genial y, como bien dices, ya conocía a We are knitters y tenía fichadísimo el Martina Cardigan. Es una pasada. ¡¡Gracias por la iniciativa!!

    • koral

      8 junio, 2016 at 15:56 Responder

      Perdona, Celia. Que tenía que aprobar tu comentario y me daba error, pero ya está solucionado :*

      • Celia Dubal

        15 junio, 2016 at 16:16 Responder

        Gracias, Koral. Ahora aparezco dos veces… no tendré dos participaciones, ¿no? 😉
        Abrazo

  • Belén Suárez

    8 junio, 2016 at 15:20 Responder

    Yo empecé con unos diez años. Mi madre tejía todas las noches mientras veíamos la tele. Me encantaba sentarme a su lado y escuchar las agujas rozarse. Un día decidió que ya era hora de que mi hermana mayor y yo aprendiéramos a "hacer punto", que es como ella lo llama. Y así hasta hoy. Los comienzos siempre son complicados. Recuerdo que lo primero que hice fue una bufanda. Tras eso vinieron muchas más bufandas, gorros… y ya luego "ropita" para mis sobrinos. Al principio todo tenía algún fallo, un agujerillo… Con el tiempo, la práctica y, últimamente, con tutoriales de internet, mi madre ha pasado de ser la maestra a preguntarme por algún punto.

  • Amaia mancha

    8 junio, 2016 at 20:09 Responder

    Hola!!! un día haciendo limpieza, mi madre encontró unas agujas de tejer que tenía ella de "sus viejos tiempos", y cuando las iba a tirar, pensé, y porque no lo pruebo?
    Me lleve las agujas, me compre unas madejas, y dije vale, y ahora que??
    Empecé a ver vídeos en YouTube sobre cómo montar los puntos, punto bobo, punto al revés, disminuciones….
    Mi primera obra fue algo que pretendía ser una bufanda… Pero me gusto tanto! Fue una forma i creíble para desconectar, estaba tan concentrada con no saltarme ningún punto que no pensé en nada más. Y me enganche!
    Fue entonces cuando encontré we are knitters, y me enamore! Las lanas, de todo tipo, son una maravilla! Y los kits????? Lo mejor que han hecho! Los patrones están muy bien explicados y el resultado es fantástico!
    Asique aquí sigo! Ya estoy pensando cuál puede ser elsiguiente proyecto y aún no he acabado el actual! jijiji

  • Verónica López Blanco

    9 junio, 2016 at 13:38 Responder

    Hola Koral,
    Pues mi historia es la siguiente, des de niña siempre he visto como mi madre cosita,bordaba,se hacía la ropa, hacía crochet, repostería y creo que me viene d genética. La verdad es que desde pequeñita deseaba que llegara el fin de semana para practicar todo esto con mi madre. A medida que fui creciendo lo dejé de lado pero al quedarme embarazada me di cuenta de lo estresada que estaba y aproveche una visita de mi mami para remover en mi mente todo aquello que había apartado. Desde ese momento sobretodo con el crochet no paro y mi gran momento dedicado para despejar mi mente y desconectar de todo. Ahora mi pequeña de 3 añitos me pide que la enseñe así que será otra futura Tejedora.:-)

  • Charo Ruiz

    10 junio, 2016 at 08:32 Responder

    Yo aprendí en el colegio… aún recuerdo cómo en clase Doña Carmen nos enseñaba a tejer a las chicas, y a los chicos los ponía con marquetería. Parece que fue ayer y ya hace la tirísima de años, allá por EGB, jajajajaja. Luego después, aprendí también a hacer punto de cruz, aunque eso ya fue en casa.

  • Norma Gayà

    10 junio, 2016 at 08:59 Responder

    Hola!
    Pues lo que se dice empezar, empecé de adolescente. Mi madre fue la que me enseñó mis primeros pasos en el mundo knit. Y bueno, aunque no lo he mantenido de manera continua, nunca lo he dejado y voy haciendo cositas a temporadas. Los de WAK son geniales, he probado sus kits y me encantan ♡.

  • Lola Nieto

    10 junio, 2016 at 09:03 Responder

    Buenos días!.

    Empecé a tejer con dos agujas desde pequeña, con unos 11. Yo quería hacerle ropita a las muñecas y mi madre me enseñó algo. Así me pude hacerle algo a mi Barbie. En el cole me enseñaron un poco de ganchillo, pero siempre tuve la cosilla de querer aprender más en dos agujas y ganchillo. Siempre he tenido hilos y lanas en casa, y tejer me ayudó a sobrellevar unos problemas de salud. Así me distraía, pero no podía asistir a cursos o clases presenciales.
    Hará 4 años vi de casualidad un video tutorial de unos patucos a ganchillo y me puse a hacerlos. Seguí viendo tutoriales tanto de dos agujas y de ganchillo y me apunté a aprender más de forma presencial ya que mejoró mi estado de salud. Ahora tengo un blog, sigo y seguiré aprendiendo y enseño a otras personas lo poco que sé.
    Tejer se ha convertido para mí en mi estilo de vida!.
    Gracias y saludos.

  • lore martinez

    10 junio, 2016 at 09:21 Responder

    Hola Koral,
    Pues yo empecé a tejer hace un par de años, en verano también. Siempre me habían gustado las manualidades, y veía a mi abuela y a mi madre, pero nunca me había puesto enserio. Hace un par de veranos decidí apuntarme a un curso en una tienda de lanas porque necesitaba una actividad que me sacara del aburrimiento, y desde entonces es una adicción!!!

  • Deliving, by Maria Dulce

    10 junio, 2016 at 09:42 Responder

    Pues yo me he enganchado hace unos meses, me dio por ahí y me apunté a clases de punto en la mercería del barrio. Me está gustando mucho, he hecho un cuello, unas manoplas y ahora estoy con una chaqueta con capucha para niño de 1 año, con la idea de hacerla después en tamaño adulto. La verdad es que no puedo parar!!!!!
    un abrazo!!
    Maria

  • Bibiana

    10 junio, 2016 at 10:42 Responder

    Buenas Koral, siempre me han encantado los trabajos manuales pero la verdad es que tejer siempre me había parecido "de abuelas"… hasta que me quedé embarazada de mi primer hijo (hace casi 10 años) y supongo que me entró el síndrome del nido o algo jejeje. Con la ayuda de San Google que todo lo sabe y San Youtube que todo lo tiene, aprendí a tejer. Le tejí una bufanda y un gorro en punto jersey, que ¡casi daba vergüenza ponérselos!. Cuándo entraron en mi vida Ravelry y las agujas circulares, mejoré de forma exponencial y se desarrolló mi adicción absoluta a las agujas y ovillos.
    ¡¡Un saludo y espero tener suerte!!

  • Sandra Bouzas

    10 junio, 2016 at 12:09 Responder

    Yo empecé a coser con 7 años. siempre he sido una persona nerviosa (no soy capaz de sentarme a ver la tele y no hacer nada) y creativa, por lo que mi abuela pensó que era una actividad perfecta para mi. A día de hoy tengo 22 años y sigo tejiendo, además de hacer crochet y punto de cruz. justo hace 3 días Acabé el tangerine top de "we are knitters", por lo que me vendría genial un nuevo proyecto.
    Muchas gracias por el blog, me encanta !

  • Pilar Jiménez

    10 junio, 2016 at 19:19 Responder

    Hola guapa, pues nunca había pensado cómo aprendí a tejer. Hace ya muchos muchos años cuando éramos pequeños, en mi pueblo ( un pueblo muy muy pequeñito), no teníamos muchas cosas para hacer en invierno y una señora mayor de pelo cano y sortera llamada Nana, nos enseñó a dar nuestros primeros pasos en este mundo tan maravilloso. Que recuerdo tan bonito, me has hecho sonreir al pensarlo.
    Gracias por el sorteo.

  • Irene Frances

    10 junio, 2016 at 19:40 Responder

    Yo empecé por el mismo motivo que tu. La diferencia es que para entretenerme, mi madre me iba dando retales de sus ovillos y yo iba haciendo puntos y puntos hasta que logre hacer una manta para el sofá. A día de hoy, todavía tenemos esa manta en casa… y mira que es fea… pero para mi es la mejor del mundo, porque tiene mucho significado. Me ayudó a desconectar en un duro momento! 🙂

  • Maria

    10 junio, 2016 at 21:05 Responder

    Pues no recuerdo exactamente cuando aprendi a hacer punto pero era pequeña, tendría como unos diez años, más no, porque les hacia las chaquetitas a las muñecas. Luego me animé a hacer jerseys y chaquetas para mi y sigo manteniendo ese placer aunque de vez en cuando porque tengo menos tiempo libre.

  • inma

    11 junio, 2016 at 15:13 Responder

    Como se parece tu historia a la mía, yo empecé un invierno, en 2º de bachiller, me había caído una y repetía, un invierno en el pueblo, un invierno en la que todos los amigos o casi se iban a la uni y yo me quedaba.
    Entonces necesitaba una bufanda, los inviernos de la mancha son durillos, mi madre me sacó unas agujas y me dijo que aprendiera; desde entonces he seguido tejiendo y ya son varios años, cada años una cosa o varias, es la forma de abstraerme del mundo, de desconectar, punto, punto, punto…el sonido de tejer, aguja contra aguja y pasa la lana.

    Años después, con los estudios terminados, el trabajo me llevó lejos de casa, de mi madre… y el cambio y todo lo demás…..necesitaba tejer. Compré agujas, compré lana, pero…¿Cómo se empezaba? Ni corta ni perezosa, y criada en un pueblo, donde todavía las vecinas son unas tías abuelas más, cogí mi bolsa de labores y me bajé a casa de una vecina mayor, me abrió con miedo, pero al verme con las agujas, la lana y -No me acuerdo de empezar, me acogió en su mesa camilla con el braserete y las sayas, me sacó unas galletas y me enseñó bien a empezar, ya nunca lo he olvidado. era un vecindario mayor, pero enseguida las conocí a todas y el punto consiguió que no me sintiera tan lejos de casa.

    todavía sigo tejiendo, y mis amigas viéndome tan enganchada probaron, todas tejemos!!

  • Kristina Wallace García

    12 junio, 2016 at 12:33 Responder

    Hola!
    La verdad es que llevo poco tiempo tejiendo y siempre me ha llamado la atención. Recuerdo ver a mi abuela tejiendo. Siempre he tenido interés en saber hacer chaquetas de bebé, patucos y capotas. Así que el invierno pasado me lancé a coger unas agujas por primera vez. Comencé sabiendo montar puntos y luego haciendo puntos del derecho. Mi primer objetivo fue hacer un cuello, viendo que me gustaba y me relajaba, me lancé al gorro con pompón y a una bufanda. Ahora que ya domino el punto del derecho, del revés, que si hebra pa' aquí o hebra pa' allá.. mengua, cierra los puntos.. puedo decir que ya sé hacer patucos, capotas e incluso he hecho dos chaquetas!! La satisfacción que te produce de ver la labor finalizada y decir que los has hecho tú es indescriptible. Así que espero poder seguir aprendiendo, y algún día poder llegar a tejer como mi abuela o mi madre de bien.

  • Ana Rodríguez

    13 junio, 2016 at 20:26 Responder

    Pues a mi me dio por las agujas hace cuatro años y medio, cuando di a luz a mi hijo pequeño. Tejer me ayudó a controlar las hormonas, y las neuronas, y mi mal humor. A falta de abuelas (perdí a las dos hace mucho tiempo) y de madre (que a esas alturas de su enfermedad no podía coger las agujas) aprendí gracias a Internet y sus tutoriales de blogs. ¡Y ya no he parado!

  • Isa G

    17 junio, 2016 at 17:29 Responder

    Pues yo creo que voy a ser la nota discordante.
    A diferencia de la mayoría de los comentarios, a mí me ha enseñado mi novio. Es cierto que yo me defendía en bordado y telar, pero siempre me había gustado probar las agujas. Y aquí andamos, practicando. Espero alcanzar algún día su nivel, mientras tanto me aprovecho de sus manos expertas en chales con calados 😉

Post a Comment